RUSIA Y LA UE BARAJAN USAR EUROS EN SUS ACTIVIDADES ECONÓMICAS BILATERALES