FRANCIA TEME UNA MOVILIZACIÓN MÁS RADICAL DE LOS CHALECOS AMARILLOS