CÓMO LA DEPENDENCIA DE MATERIAS PRIMAS PUEDE LASTRAR LA ECONOMÍA BRASILEÑA