CAE EL RIESGO PAÍS, PERO EL MERCADO AÚN DESCONFÍA