AUTORIDADES ALEMANAS, BAJO FUEGO POR FILTRACIÓN MASIVA DE DATOS