EL MERCADO DE DEUDA PÚBLICA DE EEUU MUESTRA EL PRIMER SIGNO DE RECESIÓN ECONÓMICA