MEDELLÍN, LA SOBREVIVIENTE DEL NARCOTRÁFICO QUE COMIENZA A CONTAR SU HISTORIA