UN FRENAZO EN LA GUERRA COMERCIAL QUE NO EVITA EL CHOQUE DE TRENES