EL PODER JUDICIAL, EN PIE DE GUERRA ANTE LÓPEZ OBRADOR