SEGÚN DATOS OFICIALES, UN OBISPO COBRA CASI $47 MIL MENSUALES Y EL APORTE A LA IGLESIA CAERÁ EN 2019