FRANCIA: UN PACTO UNIVERSAL PARA DEFENDER LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN