BIENES PERSONALES, UN IMPUESTO QUE REFLEJA LA INSEGURIDAD JURÍDICA DEL PAÍS