Hace poco, el trabajo de Jessica Powell era defender a Silicon Valley de quienes cuestionaban su cosmovisión.

EL PROBLEMA CLAVE DE SILICON VALLEY: UNA ‘MONOCULTURA DEL PENSAMIENTO’