RUSIA: ARGENTINA APUESTA POR EL “PETRÓLEO BLANCO”