LOS INMIGRANTES DEL SUR DE ITALIA SE REBELAN CONTRA LA EXPLOTACIÓN EN EL CAMPO