KOVADLOFF: “HAY DESALIENTO, QUE ES UNA ENFERMEDAD CULTURAL”