CÓMO EL TEMOR POR EL JUICIO FINAL LLEVÓ A LA CREACIÓN DE LOS HOSPITALES