Las grandes empresas apelan al "call money" para abaratar las tasas bancarias que se dispararon con las Lebacs.

EL APRETÓN MONETARIO IMPULSÓ LAS TASAS DE INTERÉS ARRIBA DEL 70% PARA LAS EMPRESAS