FIAT, UN ICONO DEL MOTOR QUE SE DILUYE