EL GOBIERNO BUSCA FRENAR UN PAGO DE $1.500 MILLONES A ODEBRECHT