GUATEMALA: SAN MIGUEL LOS LOTES, LA ALDEA QUE ENTERRÓ EL VOLCÁN DE FUEGO