REINO UNIDO ESTUDIA CREAR SU PROPIA RED DE SATÉLITES