COMO EUROPA QUEDA EN RIDÍCULO CON LA DECISIÓN DE TRUMP SOBRE IRÁN