REEMPLAZAR A EE.UU. COMO LÍDER MUNDIAL: ¿ES CAPAZ LA UE DE HACERLO?