NICARAGUA, EL ESTALLIDO ANUNCIADO