El dato surge al comparar los precios y salarios de abril 2018 con los de diciembre de 2015

EL SALARIO CRECIÓ MÁS QUE EL PRECIO DE LA CARNE