LOS COSTOS DEL TRANSPORTE DE CARGAS SUBEN AL RITMO DEL DÓLAR Y EL COMBUSTIBLE