LOS SÚPER ENSAYAN NUEVAS FÓRMULAS EN LA GUERRA DEL CONSUMO