SANTA CRUZ, YCRT: LA OPORTUNIDAD DE SEGUIR CON VIDA