Cambiar sus procesos de pensamiento puede liberarlo de culpa, vergüenza y tristeza.

CONSEJOS PARA DECIRLE ADIÓS A LOS LAMENTOS