EL MENSAJE QUE LANZÓ AL MUNDO PYONGYANG CON SU ÚLTIMO DESFILE