REACCIÓN EN CADENA: LAS BOLSAS DE JAPÓN Y CHINA, ARRASTRADAS AL DESPLOME