UNA COMPARSA EN EL CARNAVAL DE BRASIL PARA LOS TORTURADORES