INTENDENTES SE ABROQUELAN ANTE LA GRIETA DE JUNTOS