EMMANUEL MACRON, EL GRAN BENEFICIARIO DEL PREACUERDO EN ALEMANIA