"Nadie ha hablado ni puede hablar en nombre del Papa", afirmó la Conferencia Episcopal.

LA IGLESIA DESACREDITÓ A LOS "VOCEROS INFORMALES" DEL PAPA