DESAMPARADAS, LAS FAMILIAS DE LAS VÍCTIMAS DE LA VIOLENCIA EN RÍO ABANDONAN CASA Y TRABAJO