La tenue recuperación del poder adquisitivo de 2017 no compensó la pérdida de 2016

SALARIOS DEPRECIADOS, DOS AÑOS DESPUÉS