LOS JUECES, ATENTOS A LA ‘LETRA CHICA’ QUE APRUEBE EL CONGRESO