LAS MUERTES POR SARAMPIÓN DESCIENDEN A UN NIVEL RÉCORD EN EL MUNDO