LA POLÍTICA ESPAÑOLA, PARALIZADA POR CATALUÑA Y LAS DIVISIONES PARTIDISTAS