EL 'BOOM' SILENCIOSO DEL TRUEQUE DE DATOS