EL SOL Y EL VIENTO DERROTAN A LA ENERGÍA NUCLEAR