EL AMBICIOSO PLAN FEDERAL VIAL DEMANDA UNA INVERSIÓN DE US$ 12.500 MILLONES