LAS CALLES DE LA HABANA QUEDAN DESTROZADAS POR LA FURIA DEL IRMA