LA CIENCIA CONFIRMA QUE ESTAR AL AIRE LIBRE HACE BIEN