FRANCIA, ALEMANIA, ITALIA Y ESPAÑA LANZAN UN PLAN PARA QUE LOS GIGANTES DIGITALES PAGUEN MÁS IMPUESTOS