CÓMO UNA TERAPIA PSICOLÓGICA ME AYUDÓ A REDUCIR LOS EFECTOS DEL SÍNDROME DEL COLON IRRITABLE