PASAR MÁS DE TRECE HORAS AL DÍA SENTADOS PUEDE SABOTEAR LOS BENEFICIOS DEL EJERCICIO