¿PUEDE EL AGUJERO NEGRO DEL BREXIT ENGULLIR A LA UE?